Camino de Rioseco, 9651. 33391 Gijón. Spain.
+34 985 083 625
info[@]malvadogroup.es

NFT, un nuevo mercado para el arte digital

NFT, un nuevo mercado para el arte digital

Cada día vemos más comentarios y artículos que hablan de los NFT o tokens no fungibles en el arte. ¿Ya sabes lo qué son? Te lo explicamos en este post.

NFT son las siglas de “Non Fungible Token”. Los tokens son las unidades de valor que tiene un determinado modelo de negocio. Se les relaciona con las criptomonedas por su vertiente tecnológica, pero a diferencia de estas, fungibles, los tokens no lo son y por eso cobran sentido en el arte, donde están floreciendo en nuevos proyectos digitales o de promoción de obras de arte emblemáticas. Su demanda y su precio tienen mucho que ver con su consideración como una inversión.

No podemos llevarnos a casa una obra de arte salvo que esté en venta y tengamos un algo poder adquisitivo. Sin embargo, quizá una reproducción digital de la misma, con su propio valor y reconocimiento podría interesarnos como inversores o coleccionistas. Ahí aparecen los NFT como oportunidades para un nuevo mercado que está desarrollándose cada día un poco más.

Y en ese nuevo mercado, el precio es el que el comprador quiere darle, como en la bolsa, como el del barril de Brent…

Tenología Blockchain

Detrás de los NFT está la tecnología blockchain, la misma que utilizan las criptomonedas. Tienen un certificado digital que asegura su autenticidad en metadatos que no se pueden modificar y que incluyen los datos de su autor, el valor y la trazabilidad de su adquisición o diferentes transacciones.

¿Te sorprende? En un entorno en el que cada día estamos más digitalizados, el arte también se está trasladando al universo digital. Mientras tengan demanda, los NFT seguirán creciendo y vendiéndose, y su valor puede sorprendernos igual que lo hacen las obras originales. ¿Comprarías una copia digital de la Gioconda?

Los NFT más cotizados

Un ejemplo de lo que estamos diciendo es la obra de criptoarte de Beeple “Todos los días: los primeros 5000 días”, vendida por 69,3 millones de dólares. Fue el primer token no fungible que se subastaba, y se pagó con la criptomoneda Ethereum.

En el debate puede estar si estas adquisiciones merecen o no la pena. Mientras, puedes seguir la evolución de la cotización de las rocas de @etherrockprice que ya superan el millón de dólares.